Urban Beat Contenidos

Fiyi. Viajes sin retorno.

Es imposible recorrer por completo Fiyi, país compuesto por más de trescientas treinta islas, incluso en una vida entera. La solución nos vendrá dada explorando a fondo una sola ínsula que represente todo lo que imaginamos acerca de este estado del Pacífico Sur. Asesorado por nativos, José eligió Taveuni: «la isla jardín». Y no se equivocó.

Por José  M. Diéguez Millán.

Al aproximarnos a Taveuni en barco, el verde va superando a los tonos índigo del océano. No puede caber una sola planta más en sus más de cuatrocientos kilómetros cuadrados. Caminar por la isla es pisar césped continuamente. Típicas casitas fiyianas salpican este reino insular de la vegetación y añaden otros llamativos colores: amarillo, violeta, anaranjado… Además, millones de flores, aves y mariposas hacen que no falte una sola tonalidad en semejante remanso de armonía. Los nativos, ataviados con ropa tradicional en la que predomina el rojo, añaden color y alegría al lugar con su eterna sonrisa y su saludo: Bula! (¡Hola!).

 El origen volcánico del territorio hace que el color negro también esté presente, creando grandes contrastes entre el suelo de los caminos y la hierba que los rodea. El cielo es blanco y azul a partes iguales, pues siempre hay nubes dispersas que nos ciegan al mirarlas como si fueran nieve.

 Exploramos el litoral. Arenas de nuevo blancas, aguas cuyo azul se confunde con el del cielo… y continúa el verde, luchando por ganarle terreno a la playa. También hay otra costa rocosa negra al sur de la isla. En esta, tierra y mar pelearon durante las erupciones volcánicas y originaron acantilados contra los que baten las olas provocando que salga agua disparada a gran presión entre las grietas de lo que fuera lava.

Nos alojamos en una casa familiar situada entre dos ríos. Dispone de ducha las veinticuatro horas del día bajo un tubo del que cae agua, directamente traída del arroyo, sin parar. Está fresca, pero no fría. Nos deleita la comida fiyiana a base de ñame, coco, pescado… También bebemos kava; brebaje que se consigue diluyendo la raíz triturada de una planta. Provoca un efecto relajante y sequedad de boca, en mi experiencia. Pero lo más auténtico de tomar kava es la ceremonia en sí: sentados en círculo alrededor de un enorme bol, ingerimos de un trago media cáscara de coco llena de esta infusión solamente si el dirigente del ritual nos la ofrece. La aceptamos aplaudiendo dos veces y, tras devolverla vacía, damos otras tres palmadas.

Vamos a hacer senderismo. Llegamos a una cascada con un lago a sus pies y nadamos. Volvemos a caminar. Otra catarata: otro baño. Seguimos trepando y un tercer salto de agua nos recibe. Hay más torrentes por toda la isla. Uno de ellos ha pulido un larguísimo tobogán sobre la roca por el que nos deslizamos a velocidades de vértigo.

Como curiosidad, el meridiano 180 pasa por el centro de esta ínsula aunque, oficialmente, la línea que separa un día de otro se trazó más al este por acuerdo internacional.

Si en la superficie nos ha sorprendido el colorido de Taveuni, no va a ser menos bajo sus aguas. A un kilómetro de la costa está el Rainbow Reef (Arrecife Arcoíris), mundialmente famoso. Pedimos a un pescador que nos acerque allí en su barca pagándole poco más que el combustible. Tras sumergir la cabeza, no podemos creer que lo que vemos sea real: corales enormes de formas poco comunes (incluso de cucurucho), peces con igual diversidad en tamaño, especies y colorido… ¿Estamos en otro planeta?

 Abandonamos Taveuni en una pequeña avioneta. Nos pesan previamente al embarque para distribuir la carga de forma equilibrada. Mientras contemplamos los arrecifes a través de la ventanilla, pensamos que realmente hemos disfrutado de todas las maravillas que Fiyi ofrece.

José M. Diéguez Millán es autor del libro «ESTE»

Facebook: José Diéguez Millán

Instagram: @josedieguezmillan

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista urban beat portada 0
¡Descarga ahora el último nùmero de nuestra revista!
kenia

La Costa de Kenia: Un safari hacia la calma.

Si algún lugar de África nos inspira vida salvaje y safaris, es Kenia. Cuando pensamos en este país, imaginamos sabanas, leones cazando, elefantes…, y no pensamos en sus más de quinientos kilómetros de costa. Recorrámoslos juntos.
Por José M. Diéguez Millán.

nikko

Festival de Nikko: El alma de Japón.

En Japón, tradición, modernidad y transgresión conviven entremezcladas. Allí, en un pueblo llamado Nikko, se celebran anualmente dos festivales que nos transportan a la época feudal nipona. Redescubramos el país del sol naciente desde su perspectiva más tradicional.

Uzbekistán

Uzbekistán, un sueño hecho realidad. Viajes Sin Retorno.

Hay países cuyos nombres evocan maravillas jamás vistas haciéndonos dudar de si estas poblaciones existen más allá de en fantasiosas leyendas, libros de aventura o películas históricas. José, nuestro viajero, es testigo de que muchos de estos lugares son reales. Uzbekistán es uno de ellos.

FEZ MEDIN ANTIGUA2

Génesis de una ciudad musulmana: el caso de Fez la andalusí.

Fez la andalusí es el prototipo de ciudad musulmana, rodeada de un recinto fortificado, sin más puertas al exterior que las indispensables para sus comunicaciones con las comarcas que la rodean, que además de un valor simbólico la tienen funcional. No se trata en muchos casos de simples puertas, sino de verdaderos organismos arquitectónicos, a veces de gran complejidad.

Zamora, ciudad polifacética. Viajes Sin Retorno.

Recorriendo el mundo, llegamos a nuestro país. Cualquier lugar puede haceros vivir una experiencia inolvidable, sin precisar que sea remoto. Hoy os proponemos un original destino cercano: Zamora, capital de la provincia castellanoleonesa del mismo nombre, superará vuestras expectativas.

También te puede interesar

portada eli cortiñas

Eli Cortiñas, la artista multidisciplinar que recorre el mundo con sus creaciones.

Eli Cortiñas es una artista multidisciplinar cuya trayectoria se basa en la creación de vídeos, collages y esculturas. Su obra se concentra en las dinámicas del cine y en el lenguaje cinematográfico con especial enfoque en el discurso de la representación femenina, donde su práctica artística se basa en la tradición de la apropiación, utilizando material audiovisual ya existente para reconstruir narrativas que le inspiran.

_Jesus A Lacoste portada

Jesús A. Lacoste aterriza en la sección #EmprendiZajes, de Mar Souto.

Licenciado en Psicología y especializado en Coaching y Transformación Digital, Jesús A. Lacoste es CEO de su propia empresa fundada en el año 2000, SoyDigital Network SLU. Este proyecto nació como inspiración para ayudar a empresas, negocios y emprendedores a beneficiarse de las oportunidades que las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen, ya que Jesús cree y defiende plenamente en la transformación digital de empresas y personas como estrategia para alcanzar el éxito.

Ir arriba

¡Entérate de todo lo que hacemos

Regístrate en nuestro boletín semanal para recibir todas nuestras noticias