Urban Beat Contenidos

Crónica de Ramadán en Egipto. Un viaje de no retorno.

En el camino de regreso a mi pensión en Suez, tras haber pasado el día explorando las inmediaciones de su famoso canal, me encontré con calles adornadas con guirnaldas, telas de vivos colores y unos curiosos faroles cuya presencia no había percibido anteriormente. Me resultó agradable tal ornamentación, aún bajo la luz del día, pero no imaginaba lo que iba a vivir a partir de ese 12 de abril, primer día de ramadán.

Por José M. Diéguez Millán

Desde mi habitación oí música y mayor barullo en el exterior de lo habitual. Tras ducharme, al anochecer, salí a cenar. 

Encontré Suez abarrotado de gente y alumbrado con llamativos colores procedentes de los faroles, ahora encendidos, que hacían que las guirnaldas produjeran destellos al ser movidas por la brisa.

Tenía por costumbre acercarme cada noche a un horno donde, tras cenar, compraba algún dulce. El dependiente me conocía y me saludó de una manera más afectuosa aún que las veces anteriores. En esta ocasión elegí una galleta rellena de pasta de dátiles y, al preguntarle por su precio, me sorprendió respondiéndome: «Hallás» (ya está). Insistí en pagar, pero otro cliente me dijo: 

—Quiere regalártela: celebramos este mes intentando ser generosos y caritativos.

El día siguiente, ya digerido aquel postre, me encaminé a El Cairo. La capital lucía sus mejores galas y celebraba conciertos al acabar el ayuno, a la hora de la primera ingesta (iftar), tras ponerse el sol.

Al dirigirme en metro hacia Maadi – el barrio donde residía–, viví otra conmovedora experiencia: un joven militar, sentado a mi derecha, portaba en una de sus manos dos dátiles esperando con impaciencia la hora en la que podría comerlos. Durante el trayecto el sol se ocultó e inmediatamente el muchacho me ofreció uno de sus dos dátiles. El gesto me emocionó pero rechacé su entrañable oferta explicándole que quien necesitaba comerlos era él, que probablemente llevaba en ayunas alrededor de trece horas, y no yo (puesto que en Maadi, una de las zonas más gentrificadas de la capital, es fácil encontrar comida en ramadán durante todo el día). 

Sin embargo, tras cruzar a pie las vías del  metro desde donde se ubicaba mi piso, uno puede encontrar gente egipcia y un gran mercado donde me dirigí para hacer unas fotos durante el iftar. Observé cómo todos los comercios se habían cerrado por una o dos horas y sus trabajadores comían juntos ante las puertas de los negocios en mesas improvisadas. De repente, se me acercó un hombre ofreciéndome con insistencia un plátano a la vez que decía: «Ramadán Kareem!» (el mes es generoso). Esta vez acepté el regalo respondiendo: «Shokran» (gracias). 

Los veinte últimos días de ramadán los pasé en Alejandría: gente leyendo el Corán en el autobús, cafés y restaurantes cerrados hasta la puesta de sol, lugareños dando limosna y comida a los pobres y mendigos…

Me propuse hacer yo también el ayuno para vivirlo en primera persona. Recuerdo que las calles de Alejandría se quedaban desiertas a las 18:30. Mientras, absolutamente todos realizábamos nuestra primera ingesta: los caballos de los carros de tiro, los gatos callejeros…, y yo. 

Uno de aquellos días fui salvado de desfallecer gracias a que unos chicos me ofrecieron uno de los vasos de jugo de tamarindo que regalaban a los conductores que se detenían junto a un semáforo, y a que unos trabajadores me invitaron a la mesa delante de sus tiendas y compartieron conmigo unas empanadas calientes. Había olvidado comprar comida antes de que los comercios cerraran. A pesar de todo, recuerdo aquellos momentos con densos tintes de felicidad.

Tras narrar todo esto que os he contado a mi amiga alejandrina Nouran, ella me contestó:

—Cuando te digan «Ramadan kareem», responde: «Alah akram» (Alá es más generoso).

José M. Diéguez Millán es autor del libro ESTE

Facebook: José Diéguez Millán

Instagram: josedieguezmillan

Compartir:

Facebook
Twitter
Urban Beat
¡Descarga ahora el último nùmero de nuestra revista!
International Studies Foundation

International Studies Foundation y CIS University: Un Puente Intercultural para Jóvenes de Bajos Ingresos en el Camino de Santiago

CIS University e International Studies Foundation se preparan para completar la quinta edición del Programa Camino de Santiago, una iniciativa que desde 2017 ha ofrecido a jóvenes de bajos ingresos de Estados Unidos y España la oportunidad de recorrer una de las rutas de peregrinación más emblemáticas de Europa. La culminación de esta quinta edición tendrá lugar el 3 de julio, ofreciendo una experiencia transformadora que promete impactar significativamente en las vidas de estos jóvenes estudiantes.

railbookers

RAILBOOKERS TE PROPONE LA VUELTA AL MUNDO EN 80 DIAS EN TREN DE LUJO

Si Julio Verne hubiera nacido en este siglo, sin duda este hubiera sido el viaje del señor (Fogg). Para aquellos que les guste el encanto de viajar en tren, Railbookers ofrece una experiencia fascinante creando un itinerario de 80 días en los que los llevará a recorrer 4 continentes, 13 países y más de 20 ciudades, todo ello en un contexto de lujo con una exquisita selección de trenes, disfrutando de maravillas naturales, experiencias culturales y expediciones majestuosas.

bolivia

INESPERADA OBSESIÓN HISTÓRICO-LITERARIA EN BOLIVIA

Los paisajes bolivianos poseen un aire mágico que casi obliga al viajero a detenerse y pensar acerca del pasado, de los hechos históricos ocurridos en estas tierras. Desaparecidos virreyes, personajes incas, mineros o chamanes parecen querer hablarnos desde cada rincón para contarnos su propia vida.

islas de italia

7 islas de Italia para revivir la Dolce Vita

Os presentamos las 7 islas de Italia con más encanto y en las que podremos impregnarnos del espíritu y la esencia de uno de los países más bellos y evocadores del planeta. Elba, Ischia, Capri, Procida, Ponza, Ventotene y Lapari son esas 7 de islas de Italia donde revivir la dolce vita. Islas para transitar un viaje tranquilo, elegante, irresistiblemente chic, y en el que predomina el turismo nacional y una exquisita escena gastronómica.

alicante pueblos con encanto

12 pueblos con encanto en Alicante

En su costa y en su interior, Alicante rezuma encanto. Pueblos que destilan el perfume del Mediterráneo más mestizo y andalusí cruzando el tiempo. Urban Beat te propone hoy, 12 destinos para perderte en la provincia de Alicante. Los 12 pueblos con encanto de una provincia marcada por los contrastes, los rascacielos, los paisajes salvajes y la identidad múltiple.

También te puede interesar

day trading ganador

“Day trading ganador”, el ensayo sobre economía de Lorenzo Gianninoni que aborda la forma en cómo esta perspectica puede mejorar tu vida.

El libro “Day trading ganador” del economista italiano Lorenzo Gianninoni resume toda una vida de aprendizaje, quince años aplicando conocimientos y diez años ayudando a miles de personas. El propósito del libro lleva a preguntarse: ¿Se puede ganar con el day trading? ¿Es peligroso? ¿Es fácil? ¿Cuánto tiempo se tarda en conseguirlo? ¿Cómo puedo aprender a generar ingresos especulando en los mercados? Es, en definitiva, una guía básica para conseguir las habilidades necesarias y los objetivos de inversión.

Rostros y rastros de Jordania

Rostros y rastros de Jordania

Hasta el 29 de septiembre en Casa Árabe ofrece la exposición Rostros y rastros de Jordania, en la que se presentan fotografías etnográficas de Ghassan Sela y esculturas de Anees Maani. Se trata de una colaboración de Casa Árabe, la Oficina de Turismo de Jordania y la embajada de Jordania en España.

Scroll al inicio

¡Entérate de todo lo que hacemos

Regístrate en nuestro boletín semanal para recibir todas nuestras noticias