Urban Beat Contenidos

La Costa de Kenia: Un safari hacia la calma.

kenia
Si algún lugar de África nos inspira vida salvaje y safaris, es Kenia. Cuando pensamos en este país, imaginamos sabanas, leones cazando, elefantes..., y no pensamos en sus más de quinientos kilómetros de costa. Recorrámoslos juntos. Por José M. Diéguez Millán.

LA COSTA DE KENIA: UN SAFARI HACIA LA CALMA. VIAJES SIN RETORNO, por josé diéguez millán.

Llego a Mombasa en «El Tren Lunático», apodado así por los que consideraron su construcción un malgasto, una locura. Tras más de cien años, este ferrocarril continúa operativo. Sus obras sufrieron contratiempos, incluida la muerte de treinta trabajadores, presa de los leones. 

En Mombasa, ubicada sobre una isla en el centro de un estuario que se abre al océano Índico cuyos edificios coloniales azules y blancos dan un aspecto pintoresco a sus calles, la brisa marina alivia mi calor mientras camino. Descubro el romántico fuerte defensivo portugués de Jesús. Recorro las callejuelas del barrio luso admirando sus coloridos miradores adornados con celosías. Encuentro mezquitas, iglesias y templos hindúes. Los pescadores cosen tranquilos sus redes en la lonja mientras el bullicio reina en el vecino mercado de abastos decorado con murales pintados en sus paredes. En el extremo oriental de la isla está el faro alrededor del que las familias hacen barbacoas los fines de semana.

kenia

Descarto ir hasta Lemu, cerca de Etiopía. Mi presupuesto no me permite volar y el autobús puede tardar mucho en llegar. Según me dicen, es un bello lugar repleto de islas. Si vais, enviadme fotos.

Me decanto por Kilifi. Aquí desemboca un río dejando atrás su laberíntico trayecto. No hay edificaciones en sus orillas y una exuberante vegetación delimita las blanquecinas arenas de las playas que escoltan sus aguas hasta el mar. Desde un puente observo nadar a los lugareños y contemplo la trayectoria de alguna embarcación. El poblado está compuesto por un grupo de chozas de adobe circulares con tejados cónicos confeccionados con ramas secas. Dormir aquí es un privilegio.

kenia
kenia

Voy a Watamu, cerca de Melendi donde también hay una inmensa playa para explorar su parque nacional marino. Una barca de llamativo color me acerca al arrecife. Corales blandos y enormes peces salen a mi encuentro mientras paseo a nado por este bello rincón del mar.

Satisfecho, regreso al sur. En Nyali, el destino más turístico del litoral keniano, hay discotecas, bares y clubes desde los que se contemplan hermosas puestas de sol y se escucha la animada música africana que los lugareños bailan con su ritmo congénito

kenia

Atravieso Mombasa y tomo un transbordador que me deja en Shelly Beach. Duly, un simpático anfitrión, me aloja en una habitación a escasos pasos del mar. Encendemos una hoguera, asamos pescado, bebemos agua de coco… Al día siguiente, caminamos hasta llegar a una cascada donde nos bañamos a solas. Según me dice Duly, este es un lugar sagrado cuya agua procede del Kilimanjaro.

Llego a Diani donde mi huésped es un joven experto en coctelería. Exploramos un bosque sagrado en el que es obligatorio envolverse de cintura hacia abajo en un pareo negro como protección frente a los malos espíritus. Aún siguen celebrándose aquí rituales que incluyen sacrificios de animales. Abrazamos el tronco de un enorme árbol a modo de ritual de intercambio de energías con ese ser viviente vegetal.

kenia

Continúo hasta Shimoni y buceo en su reserva marina, alrededor de unas islas ubicadas no lejos del continente. Me alojo en una tienda de campaña junto al mar. Exploro unas cuevas en las que los esclavos permanecían hacinados hasta que eran embarcados con destino a los mercados y veo las cadenas que sujetaron a los desdichados mientras eran azotados. Cerca de aquí hay otras tres grutas, las Tres Hermanas, habitadas por un millón de murciélagos.

A la mañana siguiente preparo mi equipaje y camino hasta el centro del pueblo. Pasa un joven en su motocicleta que aminora para saludarme:

Buenos días.

Buen día respondo. ¿Me llevas a Tanzania?

¡Vamos! Y coloca mi mochila entre él y el manillar.

Y me monto en la parte trasera.

kenia

José M. Diéguez Millán es autor del libro «ESTE»

Facebook: José Diéguez Millán

Instagram: @josedieguezmillan

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

2 comentarios en “La Costa de Kenia: Un safari hacia la calma.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Revista urban beat portada 0
¡Descarga ahora el último nùmero de nuestra revista!
SALVADOR DE BAHÍA

Mi eternamente amado Salvador de Bahía. Por José M. Diéguez Millán.

La imagen del firmamento visible desde Río de Janeiro el día de la proclamación de la República de Brasil quedó estampada para siempre en la bandera de este país. Veintisiete estrellas representan los estados que lo componen. De entre ellas, elegimos Bahía y, concretamente, su capital: Salvador. Vibremos juntos en esta ciudad.

De la calle al escenario en Zanzíbar

La isla tanzana de Zanzíbar no es únicamente un paraíso repleto de bellísimas playas vírgenes. Esta vez pasearemos por Stone Town y después iremos a Jambiani para convivir con los miembros de una comunidad que se esfuerza en ofrecer a sus paisanos un futuro al margen del turismo. Sobrevolar en avioneta cualquier rincón de África

nikko

Festival de Nikko: El alma de Japón.

En Japón, tradición, modernidad y transgresión conviven entremezcladas. Allí, en un pueblo llamado Nikko, se celebran anualmente dos festivales que nos transportan a la época feudal nipona. Redescubramos el país del sol naciente desde su perspectiva más tradicional.

Uzbekistán

Uzbekistán, un sueño hecho realidad. Viajes Sin Retorno.

Hay países cuyos nombres evocan maravillas jamás vistas haciéndonos dudar de si estas poblaciones existen más allá de en fantasiosas leyendas, libros de aventura o películas históricas. José, nuestro viajero, es testigo de que muchos de estos lugares son reales. Uzbekistán es uno de ellos.

También te puede interesar

ê Silvia Zayas

«ê», la exposición en Matadero Madrid de Silvia Zayas.

Matadero Madrid, centro de creación contemporánea del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, presenta la exposición ê, de Silvia Zayas, dentro del programa Profundidad de campo, dedicado a la muestra y estudio de las prácticas audiovisuales.

Ir arriba

¡Entérate de todo lo que hacemos

Regístrate en nuestro boletín semanal para recibir todas nuestras noticias