Urban Beat Contenidos

Festival de Nikko: El alma de Japón.

nikko
En Japón, tradición, modernidad y transgresión conviven entremezcladas. Allí, en un pueblo llamado Nikko, se celebran anualmente dos festivales que nos transportan a la época feudal nipona. Redescubramos el país del sol naciente desde su perspectiva más tradicional.

Por José M. Diéguez.

Año 766. 

En un paraje montañoso situado a unos ciento cuarenta kilómetros al norte de Tokio, Shodo Shonin, un sacerdote budista, busca un lugar donde aumentar su conocimiento en plena Naturaleza. Durante su peregrinaje llega a la orilla de un río, el Daiya, y se propone cruzarlo a pie. Es un nuboso día de otoño y ha estado lloviendo abundantemente durante los últimos días. A escasos pasos de la orilla, la fuerte corriente está a punto de arrastrarlo. El monje reza pidiendo llegar vivo al lado opuesto. Súbitamente, aparece el dios Jinjaou y lanza dos serpientes (una verde y otra azul) a lomo de las cuales Shodo llega a la otra orilla del torrente. Esas serpientes se convirtieron en el puente Shinkyo que podemos ver al aproximarnos al gran templo que este sacerdote erigió en el lugar: el Shihonryu-ji.

nikko

Desde entonces, proliferaron en la zona templos sintoístas y budistas que contribuyeron a que Nikko se convirtiera en un centro espiritual. Tanto fue así que en el siglo XVII el shōgun Tokugawa Ieyasu, y también su nieto, escogieron este lugar para que se edificaran sus respectivos mausoleos. Ambos recintos, que aún hoy deslumbran, reflejan la imagen de riqueza y de poder que los Tokugawa querían transmitir a sus rivales.

Nikko sigue rindiendo homenaje a Tokugawa Ieyasu celebrando dos festivales anuales (uno en primavera y otro en otoño), que reproducen el desfile realizado el día en que los restos mortales del shōgun llegaron al santuario.

nikko

Siglo XXI, un dieciséis de octubre de cualquier año.

Estamos en Tokio. No queremos perdernos el festival de otoño de Nikko y nos apresuramos para llegar temprano a la estación de tren. 

«Nikko es Japón». Este es el eslogan escrito en los vagones del ferrocarril regional que nos lleva desde Tokio a ese pueblo cuya estación, construida en madera, es una de las más antiguas de Japan Railways.

Tras caminar un kilómetro, llegamos al puente Shinkyo. Su color rojo intenso lo hace destacar entre la diversidad de tonos otoñales que exhibe la vegetación que lo rodea. Los templos y mausoleos, custodiados por algunas estatuas de dragones que nos vigilan en actitud amenazante, nos transmiten una sensación de grandiosidad y de respeto a la vez. En silencio, boquiabiertos, alzamos nuestras cabezas para contemplar relieves, pinturas, aleros, columnas… Disfrutamos del lugar, nos tomamos nuestro tiempo.

Súbitamente, observamos que la gente se dirige deprisa hacia la calle principal. ¡El desfile! ¡Lo habíamos olvidado!

nikko

Corremos también. Conseguimos hacernos con un lugar en primera fila gracias a la excelente educación y cortesía del público japonés asistente.  Apenas pestañeamos al ver pasar ante nosotros más de mil guerreros samuráis desfilando solemnemente.

Unos músicos, ataviados con indumentarias de seda cuyas amplias mangas lucen llamativos bordados, hacen sonar extraños instrumentos de viento y golpean intermitentemente un enorme tambor, unido por medio de cuerdas a dos maderos que son portados a hombros por cuatro hombres, produciéndonos un estremecimiento cada vez que suena.

A continuación, aparecen varios arqueros medievales a lomos de sus caballos escoltados por escuderos. 

—Mañana competirán mostrando su destreza y puntería. —Nos explica una espectadora local.

nikko

Todo capta nuestra atención: los calzados de los participantes, sus peinados, sus tocados…

Se aproximan unas mujeres totalmente vestidas de blanco, no sabemos qué rol tienen en la ceremonia. Tampoco entendemos qué representan alrededor de sesenta niños que caminan en fila de a uno sosteniendo sobre sus cabezas unos adornos de longitud equivalente a su propia altura.

El desfile acaba entrada la noche. Impresionados, casi aturdidos por lo que hemos visto, no sabemos si lamentarnos o alegrarnos de no haber entendido por completo esta conmemoración porque, quizá, parte de la emoción que sentimos se base en ese misterio.

nikko

José M. Diéguez Millán es autor del libro «ESTE»

Facebook: José Diéguez Millán

Instagram: @josedieguezmillan

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Urban Beat
¡Descarga ahora el último nùmero de nuestra revista!
Botsuana

Un país equitativamente compartido entre humanos y fauna: Botsuana.

Casi todo el territorio de Botsuana es un parque natural. Muchos turistas eligen este estado de África del Sur para ir de safari. Sin embargo, la vida de los botsuanos es diferente. Una vez más, modificaremos la imagen que tenemos de un destino tras haber leído las experiencias de nuestro viajero.

José M. Diéguez Millán.

De cómo una ruta hacia el sur te puede llevar al este, y viceversa. Por José M. Diéguez Millán.

José M. Diéguez Millán nos cuenta otra de sus aventuras: » Varios amigos me insistieron, desde que inicié mi viaje-vida, en que escribiera. Yo siempre me negué. No quería tener obligaciones durante ese tiempo en el que estaba disfrutando de vivir alrededor del mundo, ese tiempo que quería exclusivamente para mí. Sin embargo, tres meses de confinamiento, en la primavera de 2020, consiguieron que redactara un libro entero con mi teléfono móvil: ESTE. Recientemente, ya provisto de un ordenador portátil, terminé de revisar su continuación, SUR, que se publicará el próximo día 20 de febrero».

Zambia

Zambia, el nuevo Viaje Sin Retorno de José M. Diéguez Millán.

Atravesando un país entero por carretera podemos aprender mucho acerca de su estilo de vida. Desde el interior de un vehículo, captamos estampas que, tras haber desaparecido de nuestro campo visual, mantenemos en el pensamiento y, durante unos instantes, imaginamos historias basadas en ellas. Veamos Zambia a través de este prisma.

También te puede interesar

Vulnerable

Criaturas vulnerables, la nueva exposición de La Casa Encendida.

Del 27 de mayo al 18 de septiembre, La Casa Encendida presenta la exposición Criaturas vulnerables, que reúne exploraciones arquitectónicas y artísticas sobre la infección, la enfermedad y la salud con el objeto de contribuir a una reflexión más profunda sobre la reciente pandemia.

Bardem

FlixOlé celebra el centenario del director Juan Antonio Bardem.

El próximo 2 de junio, el mundo del cine y FlixOlé conmemoran el centenario del nacimiento de Juan Antonio Bardem, uno de los nombres imprescindibles en la filmografía española, y también europea. Embajador de la cultura audiovisual en la España de los años 50, este director contribuyó a la renovación de la gran pantalla con películas que retrataron la realidad sociopolítica del país.

Freddy Salvador

‘Los otros caminos del cinetismo’ llegan a Leganés a través de Freddy Salvador.

El artista plástico Freddy Salvador inaugura, desde este viernes 13 de mayo y hasta el 13 de junio, su próxima exposición individual en el Centro Cívico José Saramago, de Leganés en la Comunidad de Madrid. La muestra cuenta con el apoyo de BOOM! Art Community, el Ecosistema Cultural que promueve la simbiosis entre artistas latinoamericanos y agentes culturales en España.

Ir arriba

¡Entérate de todo lo que hacemos

Regístrate en nuestro boletín semanal para recibir todas nuestras noticias