Urban Beat Contenidos

Festival de Nikko: El alma de Japón.

nikko
En Japón, tradición, modernidad y transgresión conviven entremezcladas. Allí, en un pueblo llamado Nikko, se celebran anualmente dos festivales que nos transportan a la época feudal nipona. Redescubramos el país del sol naciente desde su perspectiva más tradicional.

Por José M. Diéguez.

Año 766. 

En un paraje montañoso situado a unos ciento cuarenta kilómetros al norte de Tokio, Shodo Shonin, un sacerdote budista, busca un lugar donde aumentar su conocimiento en plena Naturaleza. Durante su peregrinaje llega a la orilla de un río, el Daiya, y se propone cruzarlo a pie. Es un nuboso día de otoño y ha estado lloviendo abundantemente durante los últimos días. A escasos pasos de la orilla, la fuerte corriente está a punto de arrastrarlo. El monje reza pidiendo llegar vivo al lado opuesto. Súbitamente, aparece el dios Jinjaou y lanza dos serpientes (una verde y otra azul) a lomo de las cuales Shodo llega a la otra orilla del torrente. Esas serpientes se convirtieron en el puente Shinkyo que podemos ver al aproximarnos al gran templo que este sacerdote erigió en el lugar: el Shihonryu-ji.

nikko

Desde entonces, proliferaron en la zona templos sintoístas y budistas que contribuyeron a que Nikko se convirtiera en un centro espiritual. Tanto fue así que en el siglo XVII el shōgun Tokugawa Ieyasu, y también su nieto, escogieron este lugar para que se edificaran sus respectivos mausoleos. Ambos recintos, que aún hoy deslumbran, reflejan la imagen de riqueza y de poder que los Tokugawa querían transmitir a sus rivales.

Nikko sigue rindiendo homenaje a Tokugawa Ieyasu celebrando dos festivales anuales (uno en primavera y otro en otoño), que reproducen el desfile realizado el día en que los restos mortales del shōgun llegaron al santuario.

nikko

Siglo XXI, un dieciséis de octubre de cualquier año.

Estamos en Tokio. No queremos perdernos el festival de otoño de Nikko y nos apresuramos para llegar temprano a la estación de tren. 

«Nikko es Japón». Este es el eslogan escrito en los vagones del ferrocarril regional que nos lleva desde Tokio a ese pueblo cuya estación, construida en madera, es una de las más antiguas de Japan Railways.

Tras caminar un kilómetro, llegamos al puente Shinkyo. Su color rojo intenso lo hace destacar entre la diversidad de tonos otoñales que exhibe la vegetación que lo rodea. Los templos y mausoleos, custodiados por algunas estatuas de dragones que nos vigilan en actitud amenazante, nos transmiten una sensación de grandiosidad y de respeto a la vez. En silencio, boquiabiertos, alzamos nuestras cabezas para contemplar relieves, pinturas, aleros, columnas… Disfrutamos del lugar, nos tomamos nuestro tiempo.

Súbitamente, observamos que la gente se dirige deprisa hacia la calle principal. ¡El desfile! ¡Lo habíamos olvidado!

nikko

Corremos también. Conseguimos hacernos con un lugar en primera fila gracias a la excelente educación y cortesía del público japonés asistente.  Apenas pestañeamos al ver pasar ante nosotros más de mil guerreros samuráis desfilando solemnemente.

Unos músicos, ataviados con indumentarias de seda cuyas amplias mangas lucen llamativos bordados, hacen sonar extraños instrumentos de viento y golpean intermitentemente un enorme tambor, unido por medio de cuerdas a dos maderos que son portados a hombros por cuatro hombres, produciéndonos un estremecimiento cada vez que suena.

A continuación, aparecen varios arqueros medievales a lomos de sus caballos escoltados por escuderos. 

—Mañana competirán mostrando su destreza y puntería. —Nos explica una espectadora local.

nikko

Todo capta nuestra atención: los calzados de los participantes, sus peinados, sus tocados…

Se aproximan unas mujeres totalmente vestidas de blanco, no sabemos qué rol tienen en la ceremonia. Tampoco entendemos qué representan alrededor de sesenta niños que caminan en fila de a uno sosteniendo sobre sus cabezas unos adornos de longitud equivalente a su propia altura.

El desfile acaba entrada la noche. Impresionados, casi aturdidos por lo que hemos visto, no sabemos si lamentarnos o alegrarnos de no haber entendido por completo esta conmemoración porque, quizá, parte de la emoción que sentimos se base en ese misterio.

nikko

José M. Diéguez Millán es autor del libro «ESTE»

Facebook: José Diéguez Millán

Instagram: @josedieguezmillan

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Revista urban beat portada 0
¡Descarga ahora el último nùmero de nuestra revista!
kenia

La Costa de Kenia: Un safari hacia la calma.

Si algún lugar de África nos inspira vida salvaje y safaris, es Kenia. Cuando pensamos en este país, imaginamos sabanas, leones cazando, elefantes…, y no pensamos en sus más de quinientos kilómetros de costa. Recorrámoslos juntos.
Por José M. Diéguez Millán.

Uzbekistán

Uzbekistán, un sueño hecho realidad. Viajes Sin Retorno.

Hay países cuyos nombres evocan maravillas jamás vistas haciéndonos dudar de si estas poblaciones existen más allá de en fantasiosas leyendas, libros de aventura o películas históricas. José, nuestro viajero, es testigo de que muchos de estos lugares son reales. Uzbekistán es uno de ellos.

FEZ MEDIN ANTIGUA2

Génesis de una ciudad musulmana: el caso de Fez la andalusí.

Fez la andalusí es el prototipo de ciudad musulmana, rodeada de un recinto fortificado, sin más puertas al exterior que las indispensables para sus comunicaciones con las comarcas que la rodean, que además de un valor simbólico la tienen funcional. No se trata en muchos casos de simples puertas, sino de verdaderos organismos arquitectónicos, a veces de gran complejidad.

Zamora, ciudad polifacética. Viajes Sin Retorno.

Recorriendo el mundo, llegamos a nuestro país. Cualquier lugar puede haceros vivir una experiencia inolvidable, sin precisar que sea remoto. Hoy os proponemos un original destino cercano: Zamora, capital de la provincia castellanoleonesa del mismo nombre, superará vuestras expectativas.

Alejandría

Alejandría, «Álex» para los amigos.

Desde su fundación en el año 331 a. C., Alejandría, la segunda urbe en importancia de Egipto, acumula una peculiar energía que la hizo brillar siempre por sí misma. Aún hoy, sin precisar su desaparecido faro para ello, Álex sigue deslumbrando.

También te puede interesar

portada eli cortiñas

Eli Cortiñas, la artista multidisciplinar que recorre el mundo con sus creaciones.

Eli Cortiñas es una artista multidisciplinar cuya trayectoria se basa en la creación de vídeos, collages y esculturas. Su obra se concentra en las dinámicas del cine y en el lenguaje cinematográfico con especial enfoque en el discurso de la representación femenina, donde su práctica artística se basa en la tradición de la apropiación, utilizando material audiovisual ya existente para reconstruir narrativas que le inspiran.

_Jesus A Lacoste portada

Jesús A. Lacoste aterriza en la sección #EmprendiZajes, de Mar Souto.

Licenciado en Psicología y especializado en Coaching y Transformación Digital, Jesús A. Lacoste es CEO de su propia empresa fundada en el año 2000, SoyDigital Network SLU. Este proyecto nació como inspiración para ayudar a empresas, negocios y emprendedores a beneficiarse de las oportunidades que las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen, ya que Jesús cree y defiende plenamente en la transformación digital de empresas y personas como estrategia para alcanzar el éxito.

Ir arriba

¡Entérate de todo lo que hacemos

Regístrate en nuestro boletín semanal para recibir todas nuestras noticias