Urban Beat Contenidos

Carnavales Oaxaqueños: Las múltiples caras de una celebración, por José M. Diéguez Millán.

Carnavales Oaxaqueños
La casualidad lleva a José a descubrir unos carnavales, únicos en el mundo, en los valles centrales del estado de Oaxaca, México. Veamos las diferentes formas de celebrar esta fiesta heredadas por cada una de esas comarcas.

Paseando por el centro de Oaxaca de Juárez, casi no puedo creer que tantas maneras de expresar arte se puedan reunir en un mismo distrito: cerámicas, murales en las fachadas, frases poéticas escritas sobre cualquier pared o dentro de algunas cantinas, exposiciones de pintura y escultura en múltiples galerías, arquitectura colonial en iglesias y edificios civiles…

Carnavales Oaxaqueños

Entusiasmado con este entorno, visito museos, exposiciones y tiendas. La amabilidad y extremada educación oaxaqueñas me reciben al entrar en cada galería de arte. Estos negocios me sorprenden por la originalidad de las obras que exponen, el placer con el que sus dependientes explican todo lo que saben acerca de los objetos exhibidos y de sus autores, y la fuerza con la que apoyan y promocionan a jóvenes talentos mexicanos.

En la calle García Vigil, en un pasadizo que conduce a un patio interior, cruzo una puerta lateral accediendo a una tienda-exposición de fotografía. Dentro, curioseo en cada rincón llegando a abrir, impulsivamente, varios cajones de un mueble sin solicitar permiso al director del negocio que está ocupado, trabajando semioculto tras la pantalla de su ordenador. Una de las gavetas contiene bellos retratos de unos hombres que muestran sus cuerpos totalmente pintados de color negro brillante.

Carnavales Oaxaqueños
NUUN Espacio de Arte.
Carnavales Oaxaqueños

—¿Dónde tomaron estas fotos? —El tono de mi pregunta expresa admiración.

El hombre –un tipo alto– se pone en pie y, sonriente, viene hacia la cajonera junto a la que continúo observando esas inspiradoras imágenes.

—Esta serie la hice hace tres años en el Carnaval de San Martín Tilcajete. Por cierto, se celebrará la semana próxima. Podrías ir.

—Tu acento no parece mexicano —observo.

—Llevo nueve años viviendo aquí, pero soy de Barcelona. Me llamo Marcel —se presenta el fotógrafo.

—Yo, José. Encantado. ¿Cómo puedo llegar a ese pueblo? —Pregunto de inmediato, no quiero olvidar requerirle tan importante dato.

Carnavales Oaxaqueños

Aunque solo me conozcáis a través de mis crónicas en Viajes sin Retorno, ya habréis imaginado que prolongué mi estancia en Oaxaca para acudir, el Martes de Carnaval, a San Martín. Al llegar, encuentro, apoyado en el petril de un puente, a un muchacho ebrio con su cuerpo pintado de negro. Su máscara reposa sobre el suelo, junto a sus pies. Tras saludarnos, el chico tira de la anilla de su próxima lata de cerveza y me ofrece los primeros tragos que agradezco inmensamente; hace muchísimo calor.

Carnavales Oaxaqueños

Suenan trompetas, tambores, guitarras y guitarrones. Mientras, estos demonios saltan y danzan frenéticamente emitiendo gritos estridentes. De súbito, tres de ellos detienen sus miradas sobre mí, como si acabara de aparecer allí. Se dirigen raudos hacia donde estoy. Prudentemente, dejo de hacer fotos e introduzco mi teléfono en un bolsillo. El trío de diablos me habla al unísono, pero no entiendo sus palabras debido al bullicio circundante. Al instante, proceden a embadurnar las partes expuestas de mi piel utilizando el mismo tinte oleoso con el que ellos tienen aceitados sus cuerpos. Soy bienvenido.

Carnavales Oaxaqueños
Carnavales Oaxaqueños

De regreso a la capital, en su calle principal, varias representaciones desfilan luciendo los trajes de carnaval característicos de sus respectivos municipios. Unos cubren sus rostros con máscaras que parecen hechas de porcelana, otros van totalmente cubiertos de cintas de colores, otros bailan parapetados sobre unos altísimos zancos… Una orquesta precede a cada grupo. Aparecen nuevos personajes: unos portando coloridos semicírculos de plumas como tocado; otros ocultando sus caras tras coloridos pañuelos y, más allá, unos demonios similares a los de San Martín, pero pintados de rojo…

Carnavales Oaxaqueños

Me apresuro para fotografiar las mejores perspectivas del desfile. Corro entre sus participantes y el público. De repente, sobre la acera, reconozco a Marcel. Saludo precipitadamente. Hoy le toca a él disfrutar del festejo, relajado.

Carnavales Oaxaqueños

José M. Diéguez Millán.

Autor de los libros «SUR» y «ESTE»

(Haz clic sobre los títulos para saber más).

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Urban Beat
¡Descarga ahora el último nùmero de nuestra revista!
Botsuana

Un país equitativamente compartido entre humanos y fauna: Botsuana.

Casi todo el territorio de Botsuana es un parque natural. Muchos turistas eligen este estado de África del Sur para ir de safari. Sin embargo, la vida de los botsuanos es diferente. Una vez más, modificaremos la imagen que tenemos de un destino tras haber leído las experiencias de nuestro viajero.

José M. Diéguez Millán.

De cómo una ruta hacia el sur te puede llevar al este, y viceversa. Por José M. Diéguez Millán.

José M. Diéguez Millán nos cuenta otra de sus aventuras: » Varios amigos me insistieron, desde que inicié mi viaje-vida, en que escribiera. Yo siempre me negué. No quería tener obligaciones durante ese tiempo en el que estaba disfrutando de vivir alrededor del mundo, ese tiempo que quería exclusivamente para mí. Sin embargo, tres meses de confinamiento, en la primavera de 2020, consiguieron que redactara un libro entero con mi teléfono móvil: ESTE. Recientemente, ya provisto de un ordenador portátil, terminé de revisar su continuación, SUR, que se publicará el próximo día 20 de febrero».

Zambia

Zambia, el nuevo Viaje Sin Retorno de José M. Diéguez Millán.

Atravesando un país entero por carretera podemos aprender mucho acerca de su estilo de vida. Desde el interior de un vehículo, captamos estampas que, tras haber desaparecido de nuestro campo visual, mantenemos en el pensamiento y, durante unos instantes, imaginamos historias basadas en ellas. Veamos Zambia a través de este prisma.

SALVADOR DE BAHÍA

Mi eternamente amado Salvador de Bahía. Por José M. Diéguez Millán.

La imagen del firmamento visible desde Río de Janeiro el día de la proclamación de la República de Brasil quedó estampada para siempre en la bandera de este país. Veintisiete estrellas representan los estados que lo componen. De entre ellas, elegimos Bahía y, concretamente, su capital: Salvador. Vibremos juntos en esta ciudad.

También te puede interesar

Vulnerable

Criaturas vulnerables, la nueva exposición de La Casa Encendida.

Del 27 de mayo al 18 de septiembre, La Casa Encendida presenta la exposición Criaturas vulnerables, que reúne exploraciones arquitectónicas y artísticas sobre la infección, la enfermedad y la salud con el objeto de contribuir a una reflexión más profunda sobre la reciente pandemia.

Bardem

FlixOlé celebra el centenario del director Juan Antonio Bardem.

El próximo 2 de junio, el mundo del cine y FlixOlé conmemoran el centenario del nacimiento de Juan Antonio Bardem, uno de los nombres imprescindibles en la filmografía española, y también europea. Embajador de la cultura audiovisual en la España de los años 50, este director contribuyó a la renovación de la gran pantalla con películas que retrataron la realidad sociopolítica del país.

Freddy Salvador

‘Los otros caminos del cinetismo’ llegan a Leganés a través de Freddy Salvador.

El artista plástico Freddy Salvador inaugura, desde este viernes 13 de mayo y hasta el 13 de junio, su próxima exposición individual en el Centro Cívico José Saramago, de Leganés en la Comunidad de Madrid. La muestra cuenta con el apoyo de BOOM! Art Community, el Ecosistema Cultural que promueve la simbiosis entre artistas latinoamericanos y agentes culturales en España.

Ir arriba

¡Entérate de todo lo que hacemos

Regístrate en nuestro boletín semanal para recibir todas nuestras noticias