Urban Beat Contenidos

Mi eternamente amado Salvador de Bahía. Por José M. Diéguez Millán.

SALVADOR DE BAHÍA
La imagen del firmamento visible desde Río de Janeiro el día de la proclamación de la República de Brasil quedó estampada para siempre en la bandera de este país. Veintisiete estrellas representan los estados que lo componen. De entre ellas, elegimos Bahía y, concretamente, su capital: Salvador. Vibremos juntos en esta ciudad.

Me separo unos pasos de la fachada de color malva adornada con delicados relieves en blanco de la casa de Ed para complacerme recorriéndola minuciosamente con mi mirada antes de tocar el timbre. Mi amigo, siempre sonriente, abre la puerta vistiendo tan solo un pareo del que se deshace al volver a cerrarla tras de mí. Él me había explicado en sus mensajes de Couchsurfing que es nudista, antes de acceder a alojarme. Yo suelo adaptarme a las costumbres de mis anfitriones.

Mantenemos una larga conversación mientras bebemos un licuado de kale acomodados en su sofá, ambos desvestidos. Es un diálogo entre dos almas que, aunque se desconocen, rápidamente se desnudan tanto como nuestros cuerpos. Los dos lo percibimos. Ed me habla de antiguas experiencias suyas con la ayahuasca y la jurema preta, dos plantas utilizadas en Amazonia durante las ceremonias religiosas indígenas. Yo le confieso no tener valor suficiente para probarlas.

SALVADOR DE BAHÍA

Paseamos atravesando el colorido Pelourinho hasta llegar al mar. En Solar do Unhão, una favela ubicada sobre un acantilado, seguimos conversando mientras comemos una moqueca de raya que nos cocina una señora de esta comunidad. En Bahía, ese plato se cocina utilizando un aceite densamente amarillo que le añade un sabor característico: el dendé. Durante nuestra ruta nos hemos cruzado con varias bahianas vestidas con sus amplias faldas y su característico turbante.

-Son personas especiales. Se dice que las bahianas tienen dendé, una gracia especial -me explica Ed.

SALVADOR DE BAHÍA

Continuamos caminando hasta Morro do Cristo. Aquí, contemplamos la puesta de sol sobre el océano. Pregunto a mi nueva alma gemela acerca de su peculiar y bella fisionomía, pues no se corresponde con los cánones de ninguna raza concreta.

-Mis genes resultan de una mezcla, a partes iguales, de tres ascendencias: africana, amerindia y blanca -dice.

SALVADOR DE BAHÍA

Sentados en un banco, cenamos sendos acarajé acompañados de camarones. Estas sabrosas bolas fritas, hechas con una masa de cebolla y legumbres, son protagonistas de una leyenda. El acarajé fue un alimento que solo podía ofrecerse a los dioses a los cuales las bahianas pidieron permiso para venderlo y así poder sacar adelante a sus proles. Por eso, los puestos de venta de esta delicia local son llevados únicamente por estas mujeres que lucen un característico atuendo blanco.

SALVADOR DE BAHÍA

Tras ducharnos, nos unimos a los vecinos de Ed -una neoyorquina de color y otro brasileño de Santa Catarina- para salir a bailar. Llegamos a un pequeño bailadero con música local en directo, lleno de gente y de cachaza. Los brasileños que nos rodean hacen alarde de su talento innato para la danza. Nosotros cuatro bailamos sin parar. Bebemos. Hablamos con todos y todos nos hablan. Allí en medio, Ed y yo nos besamos apasionadamente durante largo rato. Nadie nos mira ni parece sorprenderse.

Me despierto bien entrado el día. Ambos caímos dormidos sobre la cama de Ed en cuanto nos recogimos anoche. Hoy debo partir. Antes de levantarnos surge el sexo. Un sexo que penetra las almas de ambos y que es más un placentero instrumento de comunicación entre ellas que cualquier otra cosa.

SALVADOR DE BAHÍA

-Posiblemente no nos volvamos a ver nunca. Quizá ni siquiera hablemos con frecuencia. Pero, aun así, creo que te amaré siempre que te recuerde -afirmé sin prometer nada ni comprometerme.

SALVADOR DE BAHÍA

Han pasado más de cuatro años. No he vuelto a Salvador. Ed y yo hablamos un par de veces al año, no más. Durante nuestras escasas conversaciones, seguimos manteniendo aquel nivel de comunicación espontáneamente íntimo. Nada ha cambiado. Ayer decidí escribir acerca de Salvador de Bahía. Repasaba mis fotografías cuando entendí que, sin haberlo pretendido, lo que dije aquella mañana se ha cumplido.

Y también amo a Salvador.

SALVADOR DE BAHÍA

José M. Diéguez Millán es autor del libro «ESTE»

Facebook: José Diéguez Millán

Instagram: @josedieguezmillan

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Urban Beat
¡Descarga ahora el último nùmero de nuestra revista!
Botsuana

Un país equitativamente compartido entre humanos y fauna: Botsuana.

Casi todo el territorio de Botsuana es un parque natural. Muchos turistas eligen este estado de África del Sur para ir de safari. Sin embargo, la vida de los botsuanos es diferente. Una vez más, modificaremos la imagen que tenemos de un destino tras haber leído las experiencias de nuestro viajero.

José M. Diéguez Millán.

De cómo una ruta hacia el sur te puede llevar al este, y viceversa. Por José M. Diéguez Millán.

José M. Diéguez Millán nos cuenta otra de sus aventuras: » Varios amigos me insistieron, desde que inicié mi viaje-vida, en que escribiera. Yo siempre me negué. No quería tener obligaciones durante ese tiempo en el que estaba disfrutando de vivir alrededor del mundo, ese tiempo que quería exclusivamente para mí. Sin embargo, tres meses de confinamiento, en la primavera de 2020, consiguieron que redactara un libro entero con mi teléfono móvil: ESTE. Recientemente, ya provisto de un ordenador portátil, terminé de revisar su continuación, SUR, que se publicará el próximo día 20 de febrero».

Zambia

Zambia, el nuevo Viaje Sin Retorno de José M. Diéguez Millán.

Atravesando un país entero por carretera podemos aprender mucho acerca de su estilo de vida. Desde el interior de un vehículo, captamos estampas que, tras haber desaparecido de nuestro campo visual, mantenemos en el pensamiento y, durante unos instantes, imaginamos historias basadas en ellas. Veamos Zambia a través de este prisma.

También te puede interesar

Vulnerable

Criaturas vulnerables, la nueva exposición de La Casa Encendida.

Del 27 de mayo al 18 de septiembre, La Casa Encendida presenta la exposición Criaturas vulnerables, que reúne exploraciones arquitectónicas y artísticas sobre la infección, la enfermedad y la salud con el objeto de contribuir a una reflexión más profunda sobre la reciente pandemia.

Bardem

FlixOlé celebra el centenario del director Juan Antonio Bardem.

El próximo 2 de junio, el mundo del cine y FlixOlé conmemoran el centenario del nacimiento de Juan Antonio Bardem, uno de los nombres imprescindibles en la filmografía española, y también europea. Embajador de la cultura audiovisual en la España de los años 50, este director contribuyó a la renovación de la gran pantalla con películas que retrataron la realidad sociopolítica del país.

Freddy Salvador

‘Los otros caminos del cinetismo’ llegan a Leganés a través de Freddy Salvador.

El artista plástico Freddy Salvador inaugura, desde este viernes 13 de mayo y hasta el 13 de junio, su próxima exposición individual en el Centro Cívico José Saramago, de Leganés en la Comunidad de Madrid. La muestra cuenta con el apoyo de BOOM! Art Community, el Ecosistema Cultural que promueve la simbiosis entre artistas latinoamericanos y agentes culturales en España.

Ir arriba

¡Entérate de todo lo que hacemos

Regístrate en nuestro boletín semanal para recibir todas nuestras noticias