Urban Beat Contenidos

Mi eternamente amado Salvador de Bahía. Por José M. Diéguez Millán.

SALVADOR DE BAHÍA
La imagen del firmamento visible desde Río de Janeiro el día de la proclamación de la República de Brasil quedó estampada para siempre en la bandera de este país. Veintisiete estrellas representan los estados que lo componen. De entre ellas, elegimos Bahía y, concretamente, su capital: Salvador. Vibremos juntos en esta ciudad.

Me separo unos pasos de la fachada de color malva adornada con delicados relieves en blanco de la casa de Ed para complacerme recorriéndola minuciosamente con mi mirada antes de tocar el timbre. Mi amigo, siempre sonriente, abre la puerta vistiendo tan solo un pareo del que se deshace al volver a cerrarla tras de mí. Él me había explicado en sus mensajes de Couchsurfing que es nudista, antes de acceder a alojarme. Yo suelo adaptarme a las costumbres de mis anfitriones.

Mantenemos una larga conversación mientras bebemos un licuado de kale acomodados en su sofá, ambos desvestidos. Es un diálogo entre dos almas que, aunque se desconocen, rápidamente se desnudan tanto como nuestros cuerpos. Los dos lo percibimos. Ed me habla de antiguas experiencias suyas con la ayahuasca y la jurema preta, dos plantas utilizadas en Amazonia durante las ceremonias religiosas indígenas. Yo le confieso no tener valor suficiente para probarlas.

SALVADOR DE BAHÍA

Paseamos atravesando el colorido Pelourinho hasta llegar al mar. En Solar do Unhão, una favela ubicada sobre un acantilado, seguimos conversando mientras comemos una moqueca de raya que nos cocina una señora de esta comunidad. En Bahía, ese plato se cocina utilizando un aceite densamente amarillo que le añade un sabor característico: el dendé. Durante nuestra ruta nos hemos cruzado con varias bahianas vestidas con sus amplias faldas y su característico turbante.

-Son personas especiales. Se dice que las bahianas tienen dendé, una gracia especial -me explica Ed.

SALVADOR DE BAHÍA

Continuamos caminando hasta Morro do Cristo. Aquí, contemplamos la puesta de sol sobre el océano. Pregunto a mi nueva alma gemela acerca de su peculiar y bella fisionomía, pues no se corresponde con los cánones de ninguna raza concreta.

-Mis genes resultan de una mezcla, a partes iguales, de tres ascendencias: africana, amerindia y blanca -dice.

SALVADOR DE BAHÍA

Sentados en un banco, cenamos sendos acarajé acompañados de camarones. Estas sabrosas bolas fritas, hechas con una masa de cebolla y legumbres, son protagonistas de una leyenda. El acarajé fue un alimento que solo podía ofrecerse a los dioses a los cuales las bahianas pidieron permiso para venderlo y así poder sacar adelante a sus proles. Por eso, los puestos de venta de esta delicia local son llevados únicamente por estas mujeres que lucen un característico atuendo blanco.

SALVADOR DE BAHÍA

Tras ducharnos, nos unimos a los vecinos de Ed -una neoyorquina de color y otro brasileño de Santa Catarina- para salir a bailar. Llegamos a un pequeño bailadero con música local en directo, lleno de gente y de cachaza. Los brasileños que nos rodean hacen alarde de su talento innato para la danza. Nosotros cuatro bailamos sin parar. Bebemos. Hablamos con todos y todos nos hablan. Allí en medio, Ed y yo nos besamos apasionadamente durante largo rato. Nadie nos mira ni parece sorprenderse.

Me despierto bien entrado el día. Ambos caímos dormidos sobre la cama de Ed en cuanto nos recogimos anoche. Hoy debo partir. Antes de levantarnos surge el sexo. Un sexo que penetra las almas de ambos y que es más un placentero instrumento de comunicación entre ellas que cualquier otra cosa.

SALVADOR DE BAHÍA

-Posiblemente no nos volvamos a ver nunca. Quizá ni siquiera hablemos con frecuencia. Pero, aun así, creo que te amaré siempre que te recuerde -afirmé sin prometer nada ni comprometerme.

SALVADOR DE BAHÍA

Han pasado más de cuatro años. No he vuelto a Salvador. Ed y yo hablamos un par de veces al año, no más. Durante nuestras escasas conversaciones, seguimos manteniendo aquel nivel de comunicación espontáneamente íntimo. Nada ha cambiado. Ayer decidí escribir acerca de Salvador de Bahía. Repasaba mis fotografías cuando entendí que, sin haberlo pretendido, lo que dije aquella mañana se ha cumplido.

Y también amo a Salvador.

SALVADOR DE BAHÍA

José M. Diéguez Millán es autor del libro «ESTE»

Facebook: José Diéguez Millán

Instagram: @josedieguezmillan

Compartir:

Facebook
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Urban Beat
¡Descarga ahora el último nùmero de nuestra revista!
La Paz Bolivia

La Paz, capital de Bolivia, candidata a Ciudad Urban Beat.

Casi 500 años de historia y colonización asoman por la mirada despechada de una ciudad que me enamoró a la distancia. Como una amante lejano a quien uno no conoce y tal vez nunca conocerá. Mi afán por ir más allá, por el feísmo, por lo bizarro, lo transgresor y por buscar nuevos lugares donde esconderme hacen de mi cita con La Paz un evento inaplazable.

melilla

Entre África y Europa, Melilla; entre el alma y el corazón

Hace cuatro años puse en el retrovisor Melilla; la ciudad del “no me acuerdo”. Hechizante, contradictoria, acogedora y africana, el milagro de la convicencia, la ciudad-estado-laboratorio, vuelve a mi memoria. Se me para el pulso y la urgencia de volver recorre mi cuerpo al escuchar el nombre de ese amor que me persigue y con el que tengo tantas cuentas que ajustar.

ohrid

HABLEMOS DE OHRID, LA JERUSALÉN DE LOS BALCANES.

Nos encontramos en Macedonia del Norte. En la orilla noreste de uno de los lagos más antiguos del mundo, con el que comparte nombre, se asienta la ciudad de Ohrid. La deliciosa energía que transmite este vibrante rincón del globo hace de él un sereno refugio a cuyo resguardo siempre querrían regresar nuestras mentes.

Hotel Collection International

HOTEL COLLECTION INTERNATIONAL (HCI) Y HOTELES SANTOS ORGANIZAN UN FAM TRIP CON TRAVEL MANAGERS A LA REGIÓN DE MURCIA

HCI (Hotel Collection International) compañía líder en gestión hotelera multimarca y Hoteles Santos, cadena hotelera española con más de 50 años de trayectoria, han organizado este fin de semana un fam trip a la Región de Murcia con travel managers de las principales empresas que operan en nuestro país.
Ambas marcas han contado con la colaboración inestimable del Instituto de Turismo de la Región de Murcia y Europcar Mobility Group.

También te puede interesar

JUDITH JOY ROSS

JUDITH JOY ROSS. Impulso personal. Retrato. Búsqueda de respuestas.

En 1966 Judith Joy Ross comenzó a fotografiar personas en su ciudad, como un modo de entender el mundo emocional de aquellos que la rodeaban. En la década de 1980 tras distintos viajes a Europa Ross adquiere una cámara de 8 x 10 pulgadas con el fin de retratar a “gente corriente” en lugares públicos. Influida por Lewis Hine, August Sander y Diane Arbus, la artista se ha convertido en una de las artistas más influyentes en el género del retrato demostrando que es capaz de capturar el presente, el pasado y el futuro de los individuos que se topan con su cámara.

IKRAM BOULOUM

Concierto de Ikram Bouloum en Madrid

El Centro de Cultura Contemporánea Condeduque, en colaboración con Casa Árabe, ofrece el 2 de diciembre en Madrid la actuación de esta artista, una propuesta de electrónica marroquí, urbana y mediterránea, en la que presentará su primer disco, “Ha-BB5”. Compra ya tu entrada online.

miss raisa

“Porque me da la gana”. Presentación del nuevo libro de Miss Raisa

La artista Miss Raisa vuelve a Casa Árabe en Madrid el miércoles 14 de diciembre para presentar su último trabajo editorial, publicado por Planeta de Libros. Se trata de un manifiesto en contra de cualquier tipo de discriminación. El acto será conducido y moderado por Irene Lozano, directora general de Casa Árabe, y podrá verse en directo en el canal en Youtube de Casa Árabe.

Ir arriba

¡Entérate de todo lo que hacemos

Regístrate en nuestro boletín semanal para recibir todas nuestras noticias